February 11, 2021

Milagro de omisión

Sus ojos se reflejaban,
desde la luz de mi pantalla.
Penetraban el alma,
me hacían creer enamorarme.

La vi, totalmente desarmado,
con el corazón en la mano,
y el verso llano.

La vi, como quien encuentra oro,
como pegarle al jackpot,
como el que vuelve a creer,
en los milagros de la vida.

La vi hablandome y allí
se fueron desmoronando las barreras,
me sentí naufrago
en mar de ilusiones.

Me sentí, más vivo,
más tonto,
más idiota.

Más vulnerable a su sonrisa,
más atento a sus ojos.

Ella hablaba y mis ojos
no se despegaban de ella.

Como quién ve con fascinación a la pared,
así fue mi mirada hacia ella,
yo creyendo en milagros
y ella ni en cuenta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *